Adrenalina.

La tarde del terremoto era nublada y cenicienta, presagiaba una lluvia que nunca llegaría a caer. Mi prima Marisa y … Más