SWEET DREAMS

“Sweet dreams are made of this”………. suena la canción de Eurythmics a todo volumen mientras me pregunto a mí misma: ¿de qué material están hechos los sueños?

La respuesta ya la adelantó mi querido Bogart en el Halcón Maltés, cuando dice que el halcón es el material del que se forjan los sueños, pero no termina de convencerme del todo. ¿Son los sueños de un material duro, pesado, consistente? Sabemos que no, no hay nada más frágil, quebradizo y evanescente que los sueños. Aunque seamos eternas Penélopes, tejiéndolos cuidadosamente con los delicados hilos de nuestra imaginación, son del material más fácil de quebrar, se deshacen como el papel de seda en el agua, se desintegran bajo el fulgor de la realidad, para ser de nuevo reconstruidos una y otra vez.

Sueños voluptuosos, impredecibles, espejos de nuestras realidades paralelas. Esas realidades deseadas y no logradas, que tienen el color de nuestros deseos más íntimos, de las infructuosas esperanzas. Desde los ideales más elevados ( I have a dream, dijo Martin Luther King), las cosas más nimias, como el niño que sueña con un juguete; los más fantásticos como soñar con volar, hasta los más tiernos (una vez oí a un bebé reír mientras dormía y me pregunté con qué soñaba, con ríos de leche tibia quizás, o con la piel de su madre en la mejilla), todos conocemos esa mezcla dulce y amarga de las ficciones imaginadas.

Como dice Green Day en “Boulevard of Broken Dreams”: I walk alone. Caminamos solos sobre la delgada cuerda de funambulista que es la vida y a veces el único sostén para equilibrarnos son los sueños, que nos permiten ir hacia delante sin mirar al vacío. Ellos nos elevan, como las “Alas de Algodón” de Vainica Doble, nos distancian en volandas de lo triste y absurdo de nuestra vida y aunque caigamos una y otra vez bajo el peso de la realidad, cada nuevo sueño es siempre una renovada esperanza, una ilusión, la deseada oportunidad de crear el futuro inexistente y de reconstruir un pasado que, soñado, borra el dolor de lo sucedido.

Nuestra capacidad de soñar nos hace más humanos, es lo que nos distingue, lo que nos salva. No sé de qué material están hechos los sueños, pero sé que los sueños son el material del que está hecha nuestra alma.

NOTA: Música para escuchar:

1 Comment

  1. Fantástico compendio músical, genial, Lola… Para mí, los sueños son esa mezcla de deseos, pesadillas y fantasías, un cocktail que nos tomamos cada noche y cuyo aroma y sabor nos acompaña mientras dormimos… 😘🤗😉

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s